lunes, 12 de noviembre de 2007

Métodos de esterilización o desinfección del instrumental odontológico.



La esterilización se considera el proceso encaminado a eliminar todos los microorganismos incluyendo la destrucción de esporas; mientras la desinfección es un proceso menos letal y se emplea para eliminar microorganismos pero no esporas.


Antes de la esterilización o desinfección de alto nivel, el instrumental debe cumplir un proceso de prelavado, lavado, secado y empaquetamiento.


Si el instrumental no puede ser lavado inmediatamente se ha utilizado, se debe sumergir en un detergente o desinfectante para prevenir que la sangre y saliva se seque sobre el instrumento dificultando su posterior limpieza (prelavado).


Para el procesamiento del lavado del instrumental se deben utilizar las medidas de bioseguridad y los guantes industriales; el lavado manual se realiza empleando un cepillo, teniendo el instrumento sumergido en el agua para evitar la salpicadura y aerosoles. El otro tipo de lavado es mediante el uso de limpiadores ultrasónicos los cuales reducen los riesgos de manipulación del istrumental.


El proceso se continúa con el secado del instrumental. En este paso se puede utilizar los lubricantes necesarios y las sustancias anticorrosivas si se desea.




Luego se sigue con el empacado y queda listo para la esterilización.


Todos los instrumentos críticos o semicríticos resistentes al calor deben ser esterilizados rutinariamente de acuerdo a las recomendaciones del fabricante.


Dentro de los métodos de esterilización de uso en odontología se cuenta con: el vapor a presión (autoclave), calor seco, calor rápido de paso vapor químico y gas de oxido de etileno.


Para estar seguros del proceso de esterilización se requiere de un monitoreo periódico (por lo menos semanalmente) mediante el empleo de indicadores biológicos como la prueba de esporas.




Otro tipo de monitoreo como los indicadores químicos sensibles al calor no garantizan un adecuado ciclo de esterilización ya que no analizan la eliminación de los microorganismos, pero pueden ser útiles sobre los paquetes para identificar cuáles se han sometido al proceso de esterilización.


El problema de los métodos de esterilización mencionados anteriormente se presenta con los instrumentos sensibles al calor, en cuyo caso se puede emplear la esterilización química en frío la cual consiste en sumergir los instrumentos en sustancias químicas esterilizantes como por ejemplo la solución de glutaraldehido al 2% o 3.2% a un temperatura ambiente, por un periodo de contacto de 10 hr ( lo cual ha probado la eliminación de esporas, alcanzándose una esterilización siempre y cuando se sigan las especificaciones del fabricante en cuanto a manipulación). Las desventajas de este método son: no puede ser monitoreado el proceso de esterilización (mediante los métodos mencionados), se requiere de un lavado de instrumental con agua estéril y un secado con toallas estériles posterior a su sumersión en la sustancia. Si el instrumental no se emplea inmediatamente debe almacenarse en recipientes estériles. Todo esto facilita la contaminación por mayor manipulación de los instrumentos.


Cuidado de piezas de mano. En esta parte se incluirán también los instrumentos de uso intraoral que se unen a las líneas de agua en la unidad.


Aunque no se ha comprobado que las piezas de alta y baja velocidad, contraángulos, scalers, causen transmisión de enfermedades, esta plenamente recomendada la esterilización de los mismos entre paciente y paciente. La esterilización puede ser mediante autoclave, calor seco o vapor químico. No se aconseja el uso de sustancias químicas.


Es importante seguir las instrucciones del fabricante en cuanto a la limpieza, lubricación, esterilización y mantenimiento de este tipo de instrumental.


En la pieza de alta velocidad se deben estar vigilando las válvulas de retracción, ya que si éstas fallan se presenta una aspiración de material del paciente (potencialmente infeccioso) dentro de la turbina de la pieza o se retrae dentro de las líneas de agua. Debido a esto se recomienda descargar agua/aire por la pieza de alta por un mínimo de 20 a 30 seg. Después de su uso para eliminar el material que puede haberse aspirado. Esta descarga debe realizarse en un recipiente cerrado o con succión de alta para minimizar el aerosol y las salpicaduras.


Posteriormente la pieza debe ser limpiada y esterilizada.

Limpieza y desinfección del equipo odontológico y superficies. Las partes de la unidad odontológica que no han sido cubiertas y los muebles que pueden ser contaminados, deben limpiarse y desinfectantes después de cada paciente y al terminar las labores diarias.



El desinfectante empleado debe ser efectivo contra el bacilo de la tuberculosis y eficaz contra virus y bacterias. Entre estos se cuenta con los desinfectantes de nivel intermedio como son yodoformos, clorados y los fenoles sintéticos. Una preparación económica de desinfección de nivel intermedio es la solución fresca de hipoclorito de sodio (blanqueador casero) en una concentración de 500 a 800 ppm de cloro (dilación de 1:100 ó de ¼ de taza de hipoclorito de galón de agua preparada diariamente). Con esta solución debe tenerse cuidado porque es corrosiva para metales, especialmente el aluminio.


El procedimiento de limpieza y desinfección consiste en aplicar con atomizador el limpiador/desinfectante sobre la superficie, restregar si es necesario y limpiar con una toalla de papel, luego se aplica el desinfectante dejándolo el tiempo indicado por el fabricante par alcanzar una actividad contra el bacilo de la tuberculosis (usualmente 10 min) y se limpia y seca. Se puede emplear el mismo producto para la limpieza y desinfección si éste cumple con las características de desinfectante a nivel intermedio. Durante el procedimiento el operador debe emplear guantes y protección ocular.


Se ha comprobado la acumulación de microbios en las líneas de agua de las unidades especialmente en la noche y en los fines de semana. Por dicha razón se aconseja al comenzar el día permitir fluir el agua por varios minutos en todas las posibles salidas, no sólo en la pieza de alta . Por dicha razón se aconseja también, utilizar para irrigar solución salina estéril o agua estéril durante procedimientos quirúrgicos que comprometan hueso.